Dejó su trabajo y su hogar a los 19 años para hacer una plena transición a mujer después de enfrentar el rechazo de su familia solo por querer ser auténtica. Después de dos años y medio de hormonas del mercado negro, prácticas de vida inseguras y muchas más dificultades para la transición, Nikole cambió de rumbo. A los 22 años, Nikole creó y coordinó un programa de mentores para un centro de asesoramiento de salud mental. A los 23 años, fue promovida al puesto de administradora oficina y directora de recursos humanos.

Nikole quiere que todos los individuos LGBTQ, especialmente los transexuales, sepan que pueden hacer cualquier cosa que pongan en su corazón y mente. Nikole siempre ha querido ayudar a su comunidad y su sueño es abrir un día un centro de recursos para aumentar conciencia sobre los transgéneros y ayudar en transiciones con consejería, tutoría, apoyo legal, referencias médicas y mucho más. Ella desea que la gente de su comunidad no tenga que tomar el camino difícil que ella inicialmente tomó, particularmente usando hormonas del mercado negro o cayendo en estilos de vida inseguros. Nikole quiere incorporar la salud mental y el bienestar en el trabajo que hace, especialmente en la comunidad de Latinx porque hablar con un consejero en Latinx y otras poblaciones de minorías étnicas es a menudo estigmatizado. “Mantén los problemas familiares en familia”, es una frase que muchas personas transgéneros escuchan con frecuencia. Ahora que se habla tan ampliamente de la comunidad LGBTQ, es el momento y la oportunidad para alentar a las familias a comenzar el proceso de aceptación, haciéndoles saber que no están solos y pueden recibir consejería, recursos y ayuda.

nikole-ariana-parker